LO QUE NO SABÍAS DE SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ

Imagen

No estudio por saber más, sino por ignorar menos.”

Redacción

Hoy celebramos el 365 el natalicio de la que muchos dicen es la décima musa: Sor Juana Inés de la Cruz. Nació el 12 de noviembre de 1651.  Aunque hay quiénes dicen que nació en 1648.

Por motivo de esta celebración Femagazine te deja algunas cosas de su vida que no sabías :

1-Su nombre real era Juana Inés Ramírez de Asbaje

2-Sus padres tuvieron a Sor Juana fuera del matrimonio (situación que era mal vista en esa época)

3-Aprendió a leer y escribir a los tres años al tomar las lecciones con su hermana mayor a escondidas de su madre

4-Se dice que al estudiar una lección, cortaba un pedazo de su propio cabello si no la había aprendido correctamente.

5-Sor Juana Inés de la Cruz ocupó, junto a Juan Ruiz de Alarcón y a Carlos de Sigüenza y Góngora, un destacado lugar en la literatura novohispana.

6-Sor Juana abogó por la igualdad de los sexos y por el derecho de la mujer a adquirir conocimientos

7-Dentro de su cuarto (en el convento)  llegó a poseer más de 4,000 volúmenes, instrumentos musicales, mapas y aparatos de medición

8-Algunas de  sus disciplinas favoritas eran astronomía, matemáticas, lengua, filosofía, mitología, historia, teología, música, pintura y cocina

9- Entró al convento de la Orden de San Jerónimo, no por su devoción y vocación religiosa sino  por evitar el matrimonio y poder estudiar con libertad.

10-Se dice que tuvo un amorío con la virreina María Luisa Manrique de Lara a la que según se inspiro para escribir poemas. VER: http://algarabia.com/desde-la-redaccion/los-amores-de-sor-juana/

11-Aprendió latín en 20 lecciones

12-Es la única mujer que aparece en un billete mexicano (200 pesos)

13-Respuesta a Sor Filotea es considerada una obra definitiva de la literatura feminista por hablar sobre el derecho a la educación de la mujer

14-A los ocho años  compuso una loa al Santísimo Sacramento

Historia de la mujer en el periodismo (PARTE 3)

Imagen

Por Karen Molina

La tercera etapa comienza desde la posrevolución hasta los 90´s. La mujer pasa de escribir desde su hogar para reportear y ser parte de las redacciones. Sin embargo muchas de ellas seguían encasilldas en las fuentes de sociales y todos aquellos temas que hablarán sobre los roles tradicionales de amas de casa y madres. Pero hubo otras que se animaron a reportar otras fuentes que se creían no aptas para mujeres como las fuentes policiacas, de poder y deportes.

Elvira Vargas, Adelina Zendejas, Blanche Petrich, Elena Poniatowska, María Luisa Mondragón, Rosario Castellanos, Sara Lovera y Marta Lamas son algunas periodistas que destacan en esta etapa.  Donde el reto fue dejar la sección de sociales por otras fuentes, difundir información con perspectiva de género, combinar el periodismo con el feminismo y lograr sensibilizar a la población de lo importante que es el periodismo de género.

Te invitamos a conocer esta etapa a través de Dipity

Karen m. on Dipity.

Captura de pantalla 2013-10-21 a la(s) 22.51.03

También puedes ver las etapas 1 y 2:

http://bit.ly/16uiIEy

http://bit.ly/1caKxGg

Historia del voto femenino en México

Por Karen Molina

aniversario del derecho al voto de la mujer

aniversario del derecho al voto de la mujer

El 17 de octubre de 1953 fue un momento de transformación para la historia sociopolítica de México. El presidente Adolfo Ruiz Cortínez decretó el derecho a votar a las mujeres del país el 17 de octubre de 1954. Anteriormente los presidentes Lázaro Cardenas y Miguel Alemán impulsaron la iniciativa, sin embargo estás nunca fueron decretadas y fueron postergadas. Algunas mujeres tras buscar su derecho al voto formaron alianzas y partidos para unir a las mujeres a la misma causa. El Frente Único Pro Derecho de la Mujer y El partido Feminista Revolucionario son un ejemplo de ello.

El derecho al voto y la participación de la mujer en la política no fue rápida, sin embargo nunca fue algo inalcanzable…Celebremos este 60 aniversario recordando este acontecimiento. Para ello Femagazine preparó una línea de tiempo en la que podrás viajar hacia la pasado y conocer la lucha y la historia de cómo la mujer logró participar en la política y sobre todo obtener el derecho de votar al igual que los hombres.

Historial del voto femenino en México on Dipity.

Captura de pantalla 2013-10-17 a la(s) 19.43.38

COSAS QUE HAY QUE SABER SOBRE EL DERECHO AL VOTO DE LA MUJER EN MÉXICO
  • México fue el último país de América Latina en consolidar este derecho.
  • Sólo hay 187 diputadas en la Cámara, que está compuesta por 500 escaños; lo que representa sólo 37.6%.
  • De 128 senadurías, sólo 44 son ocupados por mujeres; lo que representa apenas 33.6%.
  • De las 1134 diputaciones en los congresos locales, solamente 310 escaños son ocupados por mujeres, 27.38%.
  • Al día de hoy, ninguno de los 32 estados de la República Mexicana es gobernado por una mujer…

mujeres, mujeres, mujeres

Humberto Musacchio 17/10/2013 03:20

 MUJER y voto

Hace 60 años se concedió a las mujeres el voto en las elecciones federales, aunque ya desde los años veinte tres entidades —Chiapas, Yucatán y San Luis Potosí— habían reconocido el mismo derecho en comicios locales. En 1937, en un distrito de Guanajuato y en otro de Michoacán hubo sendas candidatas a diputadas que resultaron triunfadoras, pero nunca llegaron a ocupar su curul.

Es bien sabido que el presidente Lázaro Cárdenas envió a la Cámara de Senadores una iniciativa para dar al sexo femenino el sufragio en comicios federales, pero el proyecto se mandó a la congeladora por temor a que los sacerdotes manipularan a las votantes.

Palma Guillén, quien había participado en el movimiento vasconcelista, fue la primera mujer en representar a México como embajadora, y lo fue en Colombia y Dinamarca, además de desempeñarse como delegada permanente a la Asamblea de las Naciones Unidas y cónsul general en Milán, Italia, donde ahora está otra mujer, la ex procuradora Marisela Morales.

Fue Miguel Alemán, en diciembre de 1947, quien propuso y consiguió que el Congreso de la Unión concediera a la mujer el derecho a votar y ser votada en elecciones municipales. Virginia Soto, de Dolores Hidalgo, Guanajuato, se convirtió en la primera alcaldesa elegida bajo la nueva norma.

El 30 de abril de 1948, el representante del gobierno mexicano firmó en Bogotá la Convención Interamericana sobre Concesión de Derechos Civiles a la Mujer, pero fue hasta octubre de 1953 cuando las mexicanas mayores de 21 años obtuvieron por fin el derecho a elegir y ser elegidas para todos los cargos federales y locales.

En una sociedad rabiosamente machista los derechos de las mujeres pueden inscribirse en los textos jurídicos, pero tardan mucho más en instalarse en las conciencias, y si bien tenemos diputadas federales desde 1955 y senadoras desde 1964 (¡once años después de aprobado el voto femenino!), lo cierto es que las mujeres han sido siempre una minoría en las cámaras y en general en los cargos públicos.

Actualmente, dos quintas partes del Senado y otro tanto de la Cámara de Diputados deben ser para mujeres, pero la disposición legal no ha impedido diversas trampas de los partidos, como aquella que a las candidaturas femeninas les adosaba como suplentes a varones que al empezar el periodo de sesiones hacían renunciar a las candidatas triunfadoras —las Juanitas— y ellos se quedaban con la curul o el escaño. Se ha intentado resolver el incumplimiento de la ley, pero el hecho es que suman apenas 37% las mexicanas con una curul y 34 las que ahora pueden sentarse en un escaño senatorial.

En el gabinete presidencial sólo hay tres mujeres, pese a la brillantez de una Mercedes Juan López, a la experiencia de Rosario Robles o la aptitud de Claudia Ruiz Massieu. En el Poder Judicial la proporción femenina es por mucho minoritaria y, de acuerdo con una encuesta realizada recientemente en entre el personal del Tribunal Superior del Distrito Federal, se descalifica a las juzgadoras por la creencia de que sus juicios están guiados por la emotividad y no racionalmente.

Ahora el presidente Peña Nieto ha enviado al Congreso una iniciativa para que la mitad de las candidaturas al Poder Legislativo sean para mujeres. Resta saber cuántas de ellas ocuparan un asiento en las cámaras. Aun así, bienvenida la iniciativa, porque nada de lo que se haga por la igualdad de género es despreciable. No se trata de una concesión graciosa, sino del reconocimiento de un derecho que ellas se han ganado en la historia y en la vida diaria.

FUENTE EXCELSIOR.

HISTORIA DE LA MUJER EN EL PERIODISMO PARTE 2

Por: Karen Molina

Imagen

Anteriormente habíamos revisado los inicios de la mujer en el periodismo a través de las imprentas y las colaboraciones por carta. Muchos al darse cuenta de que había muchas lectoras, comenzaron a publicar revistas femeninas con contenidos sobre moda, trabajo doméstico y belleza. En pocas palabras, textos que orientaban a la mujer a seguir con sus roles estereotipados.

Pero hubo mujeres , que tras tener estudios superiores y una voluntad por luchar por sus derechos humanos, iniciaron revistas para ellas mismas con contenidos como filosofía, artículos de opinión en defensa de los derechos de la mujer y críticas sobre la condición de la mujer en la sociedad.

Así inicio una lucha por entrar a las redacciones y tras el termino del siglo XIX, las publicaciones comenzaron a ver en el periodismo no sólo un medio dónde dar las noticias del momento, sino una empresa que podía industrializarse y generar mucho dinero.

La Revolución mexicana trajo consigo una ola de transformaciones que cambiaron a la sociedad mexicana. Las mujeres quiénes ya se habían iniciado en el periodismo a través de colaboraciones esporádicas en los diarios y revistas (desde sus casas), habían logrado ser parte de las redacciones e intervenir en secciones que eran exclusivas para los hombres como la política. Sin embargo periódicos como el Combate, El Demócrata, El imparcial y El Mexicano seguían limitando a las mujeres a escribir sobre cuestiones domésticas, pues su ideología positivista hacía que las siguieran viendo como inferiores y limitadas a sus roles como amas de casa y madres.

Pero hubo mujeres que siguieron con paso firme su interés por hacer periodismo. Muchas de ellas lograron publicaciones de mujeres para mujeres donde la política, la crítica y la sátira trajeron consigo no sólo tener publicaciones diferentes, sino un ejemplo de las nuevas periodistas y políticas que tenía el país. Hermila Galindo inició la revista La Mujer Moderna y les abrió las puertas a las mujeres para escribir sobre política, el derecho al voto y el feminismo. Tambien surgieron en esta época La mujer mexicana a cargo de Dolores Zapata  y El hogar de Emilia Enríquez de Rivera. Todas éstas con un gran sentido de cambiar al país y mejorarlo.

La segunda etapa de la mujer en el periodismo significo para ellas, no sólo el parteaguas para adentrarse al periodismo y hablar sobre sus derechos, sino también una plataforma que ayudo a no encasillarlas en los temas domésticos y privados y también hablar sobre los temas sociales como la política y los gobiernos que se suscitaron en esa época..

Te invitamos a ver a través de Dipity la segunda etapa de esta constante lucha de la mujer para adentrarse al periodismo:

HISTORIA DE LA MUJER EN EL PERIODISMO MEXICANO (1 PARTE)

ImagenPor: Karen Molina

Hace algunos años las mujeres no figuraban en los libros sobre Historia del Periodismo. Hasta que Fortino Ibarra de Anda, María del Carmen Ruiz Castañeda y Elvira Hernandez Carballido hicieron visible la labor de la mujer en el periodismo. La tarea para rastrearlas fue difícil pero no imposibles y es por ello que gracias a esa investigación pude lograr hacer está línea de tiempo para reconocer el trabajo y lucha de ellas para adentrarse al periodismo.

Según Elvira Hernández Carballido hay cuatro etapas de la mujer en el periodismo:

-Las pioneras

-El periodismo íntimo social (Revolución mexicana)

-El periodismo feminista

-Periodismo actual

PIONERAS:

Las mujeres periodistas tuvieron que comenzar desde las imprentas hasta llegar a colabrar y dirigir públicaciones de ellas para ellas. Fue un paso importante está etapa, pues a pesar que en 1722  salieron diarios como La Gaceta de México, las mujeres no habían tenido la misma oportunidad de colaborar con los hombres. Sin embargo la inquietud por redactar sus propos textos, la educación superior que algunas tuvieron y la íntima casi invisible búsqueda de sus derechos como mujeres, hicieron que ellas comenzarán a colaborar desde sus casas y firmando sus textos bajo seúdonimos e inciales.

Después pasaron de escribir cartas a los colaboradores a escribir directamente para las revistas hechas por las primeras directoras como Concepción Gimenez de Flaquer y Angela Lozano. Pasaron de ser simples lectoras ha ser redactoras de textos literarios y poemas.

Las Hijas del Anahúac, El albúm de la Mujer, El Búcaro entre otras revistas se distinguieron de otras como El correo de las señoras,El calendario de las señoritas mexicanas y Panorama de las señoritas, por ser publicaciones que dejaron atrás las secciones de moda, belleza y hogar para escribir textos sobre la situación de la mujer, filosofía y educación.

“Pero ¿Quiénes fueron ellas? Sin duda son y fueron las que cambiaron la cocina por la sala de redacción. Fueron las que optaron vivir más horas frente a su máquina de escribir que ante de la de coser, por bordar párrafos e ideas que vestidos y delantales. Posiblemente cambiaron los nueve meses de realización femenina por parir ensayos, crónicas, notas y reportajes.” Elvira Hernández Carballido- Hacia una construcción de un periodismo no sexista.

Es por ello que  te invitamos a conocer la primer etapa llamada las pioneras a través de dipity

VÍA DIPITY: http://bit.ly/16uiIEy

Rescatan el papel de la mujer en el movimiento estudiantil 1968

Imagen

El movimiento estudiantil de 1968 también contó con la participación activa de las mujeres, pero hasta ahora existe poca información histórica sobre ellas, por lo que sus aportes han pasado desapercibidos.

El movimiento que surgió entre la población estudiantil de la UNAM y del IPN, y al que se sumaron el profesorado, la academia  y la sociedad civil, abrió la puerta para la conquista de libertades democráticas, como el surgimiento de organizaciones civiles, la defensa de los Derechos Humanos (DH), e incluso la denominada “revolución sexual”.

Historiadoras, periodistas y sobrevivientes de la represión (y matanza) del movimiento del 68, ocurrida hace 45 años en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, se han esforzado por reivindicar el papel de las mujeres dentro del movimiento y por hacer visible su contribución en la consolidación del mismo.

La inscripción del Monumento a los Caídos –ubicado en la Plaza de las Tres Culturas– da cuenta de la presencia femenina durante la protesta que fue reprimida por el Ejército.

En el memorial se puede leer el nombre de Ana María Maximiliano Mendoza, de 19 años y estudiante de la Escuela del Valle de México; el de la estudiante de medicina de la UNAM Ana María Teuscher Krüger (también de 19 años), y el nombre de Agustina Matus Campos, ama de casa de 60 años; todas ellas perdieron la vida por los impactos de bala.

La maestra en Historia Moderna y Contemporánea Argelia González García, a través de su trabajo de investigación ha documentado que durante el movimiento se dio una “participación masiva femenil que abarca desde las abuelas, madres, hermanas, académicas y estudiantes que apoyaban el movimiento”.

Durante los años 60 las mujeres comenzaban a conquistar los espacios universitarios, por lo que eran pocas las que estudiaban en las escuelas o facultades.

De ello da cuenta el trabajo de Karina Ivonne Cruz, presentado en el XI Congreso Nacional de Investigación Educativa, que informa que “el sistema de educación mexicano de la década de los 60 contaba con una reducida presencia femenina”, toda vez que de cada 10 estudiantes varones una era mujer, no obstante ellas participaron como un “miembro más del movimiento y no como acompañantes”.

Los estudios de Cruz y González también rescatan la existencia de algunas mujeres líderes del movimiento, como Roberta Avendaño “La Tita” y Ana Ignacia Rodríguez Márquez “La Nacha”, ambas estudiantes de la Facultad de Derecho de la UNAM e integrantes del Comité de su Facultad y del Consejo Nacional de Huelga, máximo órgano representativo del movimiento.

Estas mujeres fueron víctimas del acoso y hostigamiento del Estado. Por ejemplo, “La Nacha” fue detenida por las autoridades federales en diversas ocasiones; la primera, cuando el Ejército irrumpió en Ciudad Universitaria y terminó presa por 72 horas en la cárcel de Lecumberri, hoy Archivo General de la Nación.

Fue detenida por segunda ocasión en la casa donde se refugiaba tras la matanza del 2 de octubre y liberada poco tiempo después. En los años posteriores, según testimonios a medios de comunicación y rescatados en algunas investigaciones, Ana Ignacia Rodríguez fue constantemente perseguida y llegó a ser acusada de homicidio, robo, lesiones, ataques a las vías de comunicación, e incitación a la rebelión.

De acuerdo con las historiadoras, el movimiento también contó con la presencia activa y el liderazgo de Rina Lazo (pintora guatemalteca), Cecilia Naranjo (estudiante de la vocacional 7), y Mika Seeger (hija del cantante estadounidense de música de protesta Pete Seeger), quien fue encarcelada por ser “líder comunista”.

Se sabe además que tras la represión, las madres de algunas de las víctimas que perdieron la vida se congregaron para encontrar y recuperar a sus hijos, aunque esto tampoco ha sido debidamente documentado, pues muchas de ellas abandonaron la lucha por miedo a represalias.

En 2001 fue creada la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp), y entre uno de sus objetivos principales estaba esclarecer los hechos de 1968. Aunque presentó un informe sobre el caso, hasta la fecha los crímenes permanecen impunes.

FUENTE: CIMAC-noticias http://www.cimacnoticias.com.mx/node/64440